.

.

12.3.08

RESERVA



Recoge los jadeos
aún a galope
en nuestro rededor
cubre los lances
en que nuestros mundos
preñaron el goce compartido
—mezquina suerte vigila
para escupir óxido
en la llama que nos motiva—
basta como testigo la sábana
donde la noche pierde el alma
y se enreda con nosotros.

No hay comentarios: