.

.

21.1.10

A SALVO EN LAS COLINAS




El prado, el paraíso, el sol poniente,

las llamas de la infancia en el centeno,

las formas que resuelven nuestros pasos

en torbellino de universo y sus detalles.


Todo es pasar despacio la espesura,

esquivar el barro y la maleza,

y esa lluvia de abril que nos abre los ojos,

de par en par memoria en su intemperie.


Para que nada estorbe la canción de la cima

vienen después pájaros de la tarde

con la luz ceñida en su sosiego,

viene impaciente la tierra

a rezar su silencio a nuestro lado.


Todo el tiempo del mundo

anuncia un interior

de náufrago que espera.


Hoy es tarde todavía

y no se ha roto el rumor que nos quedaba.

No hay comentarios: