.

.

15.3.08

EL ÚLTIMO RETRATO



Pinté flores
Con la llovizna dándoles de beber...
Pinté ocasos como amaneceres radiantes
Y veranos en rebelión de otoños por nacer.
Pinté tus bostezos silentes
Como gritos en lo profundo de tu ser.
Pinté las risas insomnes
Y todo el pudor de aquella vez.
Pinté lágrimas pequeñas,
Del tamaño en que sentí tus penas...
Pinté lágrimas profundas
Como océanos de tristezas.
Pinté nuestras voces emergidas
Del bullicio alegre de pertenecer.
Te pinté por dentro
Cuando pinté el durazno aquel...
Pinté reflejos,
Bellas almas por nacer.
Pinté tus perfiles de mujer, cerrando mis ojos,
Adivinando cada esquina con mi mano sobre tu piel.
Pinté tus palideces,
Sólo mis ojos las habrán de ver...
Pinté la naturaleza, a ti merodeando en sombras
Aunque las formas pudieran parecer otras...
Te pinté en cada cosa que pinté,
Aunque unos pocos te puedan ver.
Pinté dos hojas secas,
Un epitafio,
Y cicatrices que el tiempo no ha de remover.
Vientos helados secaron tus labios,
Me arrebataron tu ser.
Dos hojas muertas,
Un epitafio...
El último retrato que de ti habré de hacer.

No hay comentarios: