.

.

17.3.08

LA SILLA DE MIMBRE



Sentada
en un
cuadrante
remoto de la casa,
se sostiene la silla
como última invitada.

Hoy cuelgan sus harapos
los domingos
y gozan
las polillas cavernas

Una araña
ha tejido su aurora
de una punta a la otra,
y la ruina deambula
con su capa preñada.

De pie frente a los zócalos,
atiende comensales
que esgrimen voz de nadie.

Sobre la carne viva
de la memoria,
estampa algunos nombres

No hay comentarios: