.

.

2.4.08

CUANDO

cuando el vientre de la noche distraídamente mañanas fecundaba
cuando las venas de las rocas portaban sangre silvestre sideral
cuando los volcanes alumbraban la arrogancia de la llanura
cuando la oquedad del bosque al humano amedrentaba
cuando las robustas huellas abrían el primer camino
cuando el animal no se había hecho para el hombre
cuando el piache alzaba plegarias hasta el cielo
cuando el indígena erguía su ciclópea muralla
cuando la fruta calmaba al sediento cervatillo
cuando la noche no conocía día en su ribera
cuando los ofidios dormían sueño vegetal
cuando la tormenta atronaba la comarca
cuando el río enmarañado se extraviaba
cuando el aborigen hundíase en el antro
cuando la alta mole tomaba el pulso al vuelo
cuando el encaje del mar no se había destejido
cuando la mañana de la selva no había despertado
cuando las brechas estaban envueltas en rastrojos
cuando cóndores majestuosos oteaban la vigilia del mortal
cuando la sombra de los hombres era una sombra más
cuando la margen de los ríos germinaba la espesura torrencial
cuando la ubérrima espiga silenciosamente engendraba sementeras
el terrícola corazón virginal presentía su telúrica corpulencia el cosmos
enraízabase y el mundo ya sentía el pletórico impulso de sus frutos.

No hay comentarios: