.

.

1.4.08

LA POSESIÓN DEL MONTE

El ganado a la orilla del monte
cielo manchado
que ha de volver a la aguada
la querencia
el rodeo la ejecución.

La tierra tiene un límite:
el regreso, el amor,
otra intemperie sin camino
donde estar y morir.

Veo el agua del balde
echarse como río
en el polvo amarillo de la siesta.
La picada del perro
respirando la tierra.

Prisionero, el cazador.
También las avestruces en tropel
entre dos pozos ciegos,
los corrales del tiempo
husmeando el pedemonte de la soledad.

Las marcas son la piel de las crías,
los nombres y los hombres
aullidos de la cordillera
donde el rebaño sopla,
se expande.