.

.

30.11.09

9 (Del ladrido del sombrero a la escama del sol).)

Desdoblo sueños que se rehacen así mismos,
todas las noches al son de parduscas jorobadas
Seguramente
Algunas ramificaciones en la orla del almohadón roto
Han dejado escapar todas esas orquestas ambulantes que lamen los perros
Adelgaza la resaca en la roca de agua
Y de un capullo de tinta aparecen dos hileras de corchetes que pestañean a cada movimiento de rúbrica en mi cama, y… una ballena lunar se zampa de un mordisco el sol
Desdoblo un suspiro… y… otro tras otro
Mientras el puente de pronombres parpadea en las envolturas de una aureola,
Y pilastras de abismos iluminan la noche ultramarina
Y aquieta un ronroneo de quejidos
Al desdoblar sueños
El pecho se constriñe de muchedumbre… y… en la soledad gimotean las nupcias de la sombras
Y la puerta del yo es un ojo sideral que tiene lenguaje de botones
¿Cuándo comenzamos a restar uniones en las aristas?
Acaso, cuando reverdecían las amarras y las viejas ecuaciones corrían a buscar un compás antiguo
Una hoja en blanco crece y una antesala para la desmemoria
Ambas tienen la nuca anclada
Los sueños desdoblados y todos sentencian lonas en la calle
Respiraré
Estampillas transparentes
Labraré puertas y pecas de ámbar
Y al convertirme en huella me transformaré en réplica que entona molinos y lamentos.

No hay comentarios: